• El mes de julio se salda con inesperados y extraordinarios aumentos de exportaciones e importaciones. Ambas repuntan tanto en términos reales como nominales frente a la media registrada durante el primer semestre del año.
  • Ello indicaría que la recuperación prosigue y que el empeoramiento del comercio mundial y las turbulencias en los países emergentes constituyen un riesgo contenido por ahora.
  • El déficit comercial sigue muy condicionado por bajo el precio de la energía: lleva un año estable en términos nominales en la cota de los 24.000 millones (ha crecido solo un 2,5% interanual) pero deteriorándose en términos reales (hasta los 31.000 millones, alcanzando así un deterioro del 23% interanual a precios constantes).
  • Con todo, el desbalance comercial sigue siendo más que compensado por una mejora en los demás capítulos de la posición externa. Así, el superávit por cuenta corriente remontó al 1,2% del PIB en el acumulado a doce meses hasta junio, cuatro décimas más que en 2014, y el superávit de balanza de pagos al 1,6% del PIB, también cuatro décimas más.

Last Publications

Go to top