Los PGE se beneficiarán de un entorno más favorable y menos incierto que el de años anteriores. La posición de la política fiscal se vuelve neutral o ligeramente expansiva

  • El cuadro macro es realista y los riesgos están equilibrados. La orientación monetaria expansiva podría compensar la debilidad del crecimiento y la desinflación en la eurozona.
  • El tono contractivo a corto plazo de la política fiscal queda atrás con la introducción de la reforma fiscal, el aumento de la inversión y el leve estímulo del Plan CRECE. Por lo demás, los PGE son poco ambiciosos y puntualmente electoralistas, sobre todo por el lado de los ingresos.

Persiste el riesgo de incumplimiento fiscal tanto en 2014 como en 2015

  • En 2014, las AAPP deben ajustar 0,8 puntos del PIB para llegar al objetivo del 5,5%. Según la ejecución presupuestaria conocida hasta ahora es razonable esperar un desfase de 3 décimas por debajo del objetivo, que dejarían el déficit en el 5,8%. Los Ayuntamientos mantendrán un superávit holgado que no podrá sin embargo compensar el mayor desfase de las CCAA. Las administraciones centrales se desviarán 1 o 2 décimas.
  • En 2015, las AAPP deben ajustar 1,3 puntos más para llegar al objetivo del 4,2% del PIB. Atendiendo al probable desfase de 2014 y a los PGE puede esperarse un desfase de 8 décimas, mayormente achacables a las CCAA y a la SS. Ello dejaría el déficit en el 5,0%.
  • Esta desviación contribuirá positivamente a sostener la recuperación pero negativamente a la sostenibilidad de las finanzas públicas, si bien se prevé que el saldo estructural siga mejorando levemente en 2014 y 2015. La deuda, que roza el 100% del PIB, y los persistentes desafíos a largo plazo, deben guiar la política fiscal y animar al Gobierno a relanzar la acción política y la introducción de reformas estructurales.

El Estado podría cumplir en 2015 y atajar su desfase y el de la SS de 2014, pero no podrá compensar la desviación de la SS prevista para el próximo año

  • Los PGE vuelven a ser optimistas por el lado de los ingresos. La recaudación y las bases imponibles seguirán recuperándose, pero los ingresos quedarán por debajo de lo previsto. Mientras, el gasto no financiero del Estado intensificará su contracción, pero algunas partidas como las prestaciones por desempleo o el gasto en intereses pueden caer más de lo presupuestado, dejando un margen adicional para cumplir y cubrir el desfase de 2014.
  • En cambio, el saldo de la SS está claramente infraestimado. El explosivo aumento previsto de los ingresos por cotizaciones es improbable, y se generará un desfase cercano a 3 décimas del PIB, que no podrá compensar el Estado. Cerrará 2015 previsiblemente con un déficit en el entorno del 1,0% del PIB, por debajo del objetivo comprometido del 0,6%.

 

Attachments:
Download this file (PGE-15 (16-oct-14).pdf)PGE-15 (16-oct-14).pdf[ ]1061 kB

Last Publications

Go to top