• Agosto trajo malos datos después de los de julio, que fueron extraordinariamente buenos. Más que un cambio de la tendencia o un empeoramiento brusco de esta, es probable que ambos datos sean bastante atípicos. Por esta razón deben analizarse conjuntamente.
  • La lectura conjunta del bimestre muestra lecturas positivas: sendas aceleraciones interanuales de exportaciones e importaciones, tanto en términos nominales como reales, y también trimestrales desestacionalizadas en ambos flujos.
  • La sensación de enfriamiento general no tiene reflejo en los datos, por ahora. En particular, las exportaciones e importaciones desde la eurozona se han disparado en el bimestre y, en lo que llevamos de año, mejoran los registros de 2013.
  • España no podrá mantener crecimientos de las exportaciones por mucho tiempo si se consolida la ralentización global. Pero el tipo de cambio se ha dado la vuelta y contribuirá positivamente al dinamismo de las exportaciones y a la moderación de las importacionesEn déficit comercial acumulado a doce meses ha crecido un 53% hasta superar los 24.000 millones (2,3% del PIB). Las mayores causas del deterioro están en la severa disminución del superávit no energético y, por destino, del superávit frente a la eurozona.

Últimas publicaciones

Volver