En el verano de 2011 se manifestaron en Argentina las primeras señales de un deterioro bancario y financiero que puede tener implicaciones negativas muy importantes en los próximos meses. Estas señales incluyeron reducciones de los depósitos bancarios y las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y aumentos de las salidas netas de capital privado. 

Creemos que el deterioro financiero y cambiario es un problema que puede analizarse desde tres planos distintos: la cuenta financiera, la cuenta corriente y la óptica fiscal. Esta nota analiza estas tres vertientes del problema, así como los dilemas de política económica que este plantea y las medidas adoptadas por el gobierno. Asimismo, se evalúan unos desequilibrios acumulados y persistentes que, en lo esencial, siguen sin abordarse. Finalmente, se esbozan algunas implicaciones y perspectivas de medio plazo.

Últimas publicaciones

Volver