• El avance anual de las exportaciones alcanza el 4,3% nominal y 3,7% real, en ambos casos superando el registro del año 2014. Pese a ello, se vieron lastradas por las energéticas, que ya solo suponen el 4% del total. Sin ellas, hubieran crecido un 6,4% en 2015. Además, crecieron 1,0 puntos menos que las de la eurozona al resto del mundo.
  • El avance anual de las importaciones alcanza el 3,7% nominal y 6,4% real, en ambos casos por debajo que en 2014, muy lastradas por las energéticas por el desplome del petróleo. Estas ya solo suponen el 14% del total, diez puntos menos que dos años antes. Sin ellas, se hubieran disparado al 12,7% en 2015. No obstante, crecieron 1,4 puntos más que las de la eurozona.
  • La apertura exterior de la economía española sigue al alza, alcanzando ya el 48,6% del PIB (y el 62,5% si se suman las exportaciones e importaciones de servicios). Desde 1999 las ventas exteriores de bienes han crecido un 8,4% al año, y las compras un 6,0% superando en ambos casos el 4,1% del PIB nominal. Además, las exportaciones continúan sobre la tendencia previa a la crisis, mientras las importaciones continúan muy por debajo, llevando el desbalance comercial a niveles más moderados.
  • El déficit nominal en 2015 alcanza los 24.174 millones (-2,2% del PIB), en línea con el año previo. Es el mejor dato en décadas exceptuando 2013. Pero su asombrosa estabilidad a lo largo del año se debe casi totalmente al desplome del Brent, ya que la mejora del déficit energético es igual al deterioro del superávit no energético.
  • En cambio, el déficit en 2015 alcanza los 35.621 millones en términos reales (-3,3% del PIB). Ello supone un deterioro anual cuantioso, del 28,4%, y deja el desbalance agregado en peor situación que en 2012 (-1,9% del PIB), 2013 (-1,6%) y 2014 (-2,7%).

Últimas publicaciones

Volver