• Los repuntes en febrero de las exportaciones nominales no alteran una tendencia de suavización frente a los trimestres anteriores. No obstante, siguen registrándose avances dinámicos en términos reales, especialmente tras descontar la caída de las energéticas.
  • Las importaciones nominales se han frenado con fuerza en este inicio de año, aunque  crecen aún a buen ritmo descontadas las energéticas. Sin embargo, la tracción del consumo se ha suavizado frente a los trimestres anteriores, según se observa en las series reales.
  • Además, los vientos de cola se han suavizado. El Brent sigue subiendo de forma sostenida desde los mínimos de enero, lo que afectará a la corrección del déficit comercial. Y el tipo de cambio ha dejado de impulsar favorablemente las exportaciones y reducido las importaciones con la apreciación interanual del euro a partir de marzo. Hacia adelante, seguirá decreciendo de forma paulatina el efecto positivo de ambos factores sobre el comercio exterior.
  • El déficit comercial acumulado ha mejorado levemente, en 490 millones frente a 2015, pero persiste en el 2,2% del PIB en términos nominales (23.688 millones). Y sigue empeorando en términos reales (+175 millones), situándose en los 35.210, un 3,2% del PIB.

Últimas publicaciones

Volver