• El tercer trimestre arranca con fuertes caídas de todos los flujos, un resultado parcialmente influido por el menor número de días laborables en el mes de julio de este año y por la atonía significativa del comercio internacional en general, que probablemente se acentuará en los próximos meses luego del Brexit, la volatilidad cambiaria y los nuevos escenarios de incertidumbre.
  • Los malos datos de julio en exportaciones (nominales y reales) son aún peores en las importaciones. Por ello, el déficit comercial sigue cayendo con fuerza en términos nominales y moderando su incremento en términos reales.
  • El dividendo de la baja en el precio del brent se disipa. Tras un primer semestre de importante caída en términos interanuales, en este segundo se acabará este viento de cola por el efecto base. Ello limitará aunque no hará desaparecer las fuerzas correctoras del déficit comercial, toda vez que el precio spot se sitúa aún 40€ (y 60$) por debajo de los precios promediados entre 2011 y 2014 antes de la fuerte corrección de 2015. Por su parte, el tipo de cambio podría apreciarse de forma leve en este segundo semestre en relación al primero, en que se mantuvo estable en términos interanuales.

Últimas publicaciones

Volver