• El cuarto trimestre mejora ostensiblemente. Con el -posiblemente extraordinario- dato de noviembre, las exportaciones nominales pasan de caer un 1,1% interanual en verano a crecer un 3,4% en oct-nov. En un sentido similar, las importaciones pasan de caer un 3,7% a avanzar un 1,7%.
  • Y lo que es más importante: se certifica la reactivación a corto plazo con más intensidad de la prevista. Las ventas externas suben en oct-nov un 3,4% en términos reales desestacionalizados sobre la media del 3T, periodo en el que cayeron un 1,8%. Las compras crecen un 2,9% en los mismos términos, tras descender un 1,0% en verano. Estos datos mejoran la previsión que se tenía para el sector externo en el conjunto del 4T16 por contabilidad nacional, si bien es probable que la aportación exterior al crecimiento se mantenga en los mismos términos.
  • En la media de oct-nov se han disparado las exportaciones a la eurozona y las importaciones desde el resto del mundo. El incremento general de las ventas se debe mayormente a la aceleración entre bienes de consumo y la vuelta a positivo entre los intermedios. El de las compras se debe a la mucho menor caída entre las de intermedios y la aceleración en los de consumo.
  • El déficit comercial a doce meses se reduce levemente: el saldo nominal hasta el 1,6% del PIB (2,2% en 2015) y 3,1% el real (3,3% en 2015). Pero el escenario empeorará notablemente en los próximos meses ya que el precio del crudo se ha disparado en términos interanuales y además nos cuesta más pagarlo, por la reciente depreciación del euro frente al dólar.

Últimas publicaciones

Volver