Está bastante extendida la visión de que los rescates en la eurozona desde 2010 han sido un rotundo fracaso, con gran parte de culpa de la troika, el experimento que ha reunido juntos al FMI, la CE y el BCE. Este artículo evalúa los programas de Irlanda, Portugal y Grecia -con un énfasis especial en éste último, aprovechando la autoevaluación que realizó en junio el FMI-, y defiende que los resultados son mixtos y que resulta complejo atribuírselos a la troika. No obstante, con independencia de las culpas que puedan atribuirse, resulta imprescindible entender el origen de los fallos para diseñar e implementar mejores programas, algo que resulta de gran actualidad a la vista de que otros países (Grecia, Portugal o Eslovenia) puedan requerir nuevos paquetes de asistencia.

Adjuntos:
Descargar este archivo (Informe Europa (oct-13).pdf)Informe Europa (oct-13).pdf[ ]89 kB

Últimas publicaciones

Volver