Focos sectoriales del fraude y medidas para combatirlo

Este artículo analiza la situación actual del fraude fiscal en España, señalando sus posibles causas y aquellos sectores más propensos a generarlo

  • La economía sumergida, de la que forman parte las actividades que se ocultan de forma deliberada a las autoridades, conlleva un cierto grado de fraude, bien tributario (impago de impuestos) o contributivo (a la seguridad social), de ahí que ambos términos estén estrechamente relacionados.
  • El tamaño de la economía sumergida ha sido siempre elevado y mayor al de las economías más importantes de la UE. Desde 2002 las cifras vienen reduciéndose, aunque la crisis económica ha hecho que este volumen se mantenga relativamente estable, interrumpiendo la lenta senda de reducción.

Gran parte del problema del fraude y la economía sumergida se debe a factores de carácter sectorial y a particularidades del mercado laboral

  • Los sectores regulados y aquellos cuya facturación depende de contratos establecidos de forma regular presentan menores niveles de economía sumergida. En cambio, otros sectores como construcción, comercio, transporte y hostelería, por sus particularidades, suelen presentar niveles de economía sumergida más elevados.
  • Otros síntomas de una economía sumergida elevada se encuentran en la extensión y aceptación del efectivo como medio de pago y en el reducido tamaño del tejido empresarial español, más proclive a este tipo de transacciones.
  • Asimismo, el funcionamiento del mercado laboral y sus características también tienen un fuerte impacto. Dentro de este podemos destacar los elevados y persistentes niveles de desempleo y, en especial, los de larga duración.

Pese a la repercusión del fraude en las finanzas públicas, las actuaciones desarrolladas en esta legislatura han tenido un carácter fundamentalmente parcial y poco integrado

  • El nuevo Programa Nacional de Reformas 2015 ofrece un buen resumen de las medidas desarrolladas contra el fraude y la economía sumergida durante esta legislatura.
  • Los principales aspectos de la nueva Ley General Tributaria son el aumento de los plazos de inspección y prescripción, la incorporación de nuevas sanciones y el impulso de medidas de transparencia contra los morosos.
  • El Plan de Control Tributario 2015 se centra principalmente en la detección de actividades en la economía sumergida y el seguimiento de actividades en régimen de estimación objetiva.

 

Últimas publicaciones

Volver