El sector financiero sigue pendiente de las revisiones regulatorias del marco institucional del mercado en el que operan. Una de las propuestas que ha ganado espacio público y que forma parte de la propuesta de la Comisión para los presupuestos de 2014-20 es la fijación de un impuesto sobre las transacciones financieras. En este artículo se explica detalladamente la propuesta y se comentan los principales inconvenientes que llevan a cuestionar la bondad de tal medida.

Adjuntos:
Descargar este archivo (Informe Europa (jul-11).pdf)Informe Europa (jul-11).pdf[ ]72 kB

Últimas publicaciones

Volver