• El comercio se enfría con fuerza, tal y como se esperaba: fuertes caídas mensuales de exportaciones e importaciones, superiores a las registradas por el conjunto de Europa.
  • También se registra una fuerte corrección interanual, que queda compensada en lo que llevamos de tercer trimestre por el extraordinario avance de julio. Las exportaciones caen en términos nominales y reales y las importaciones se frenan significativamente.
  • Así, el enfriamiento internacional comienza a reflejarse en los datos. Hacia adelante, la nueva rebaja del petróleo supondrá un cierto respiro, pero a cambio la depreciación interanual del euro tenderá a desaparecer y supone ya hoy una apreciación significativa frente a las divisas emergentes, que han perdido mayor valor vis a vis el dólar.
  • Con todo, la recuperación económica prosigue. El notable avance de las importaciones reales refleja una persistencia en el dinamismo del consumo e inversión internos, si bien a ritmos menores que durante el primer semestre del año.
  • El déficit comercial acumulado sigue sin mejorar: persiste en el 2,3% del PIB (nominal) y el 3,1% (real). Apenas ha mejorado 410 millones, con una casi total compensación entre la mejora del déficit energético (8.530 millones) y el deterioro del no energético (-8.120 millones). Empeoran los saldos a la eurozona, al resto de la UE y a Asia, compensados con la mejora frente a América y el resto del mundo.

Last Publications

Go to top