• El primer trimestre arranca con muy buen pie. Las exportaciones nominales y reales se disparan en tasa interanual sobre los registros de los últimos meses, y lo hacen por encima de lo esperado, consolidando la tendencia de reactivación del comercio internacional. Además, lo hacen con similar intensidad dentro y fuera de la eurozona, reflejando un repunte de la actividad en el área frente del que España está beneficiándose, sin que quepa atribuirlo a abaratamiento cambiario.
  • El fuerte ascenso de los precios de la energía empuja los precios de las importaciones mucho más que los de exportaciones. De esta forma, en términos reales –descontando los precios-, las ventas crecieron más que las compras, moderando el déficit comercial real acumulado en la senda de los últimos meses, y pese a que el déficit nominal sí se agravara en el primer mes del ejercicio.
  • Las perspectivas han mejorado levemente frente a lo anticipado a comienzos de año. Con los futuros del Brent por debajo de los 50 dólares actualmente nos alejamos del nivel de 55 dólares de referencia para 2017, lo que contribuirá a reducir la factura importadora. Mientras, los tipos de cambio (bilateral con el dólar y efectivos nominales y reales) registran ya un rebaja durante el primer trimestre, lo que ayudará a impulsar las ventas externas en los próximos meses.

Last Publications

Go to top