La creación de empleo remonta en septiembre, pero sin compensar el tropiezo en jul-ago. La afiliación se eleva en 33.000, pero sin alcanzar la cota de 40.000 mensuales registradas durante el primer semestre del año. La disparidad sectorial es la norma. 

La suavización es nítida. El 3T19 muestra, en conjunto, que la afiliación se ha frenado desde el 0,7% trimestral en el 1T y 2T al 0,3% en el 3T. También la desaceleración en tasa interanual, que se modera una vez más hasta el 2,4% cuando, hasta hace poco, superaba ampliamente el 3%.

Los cambios de composición sectorial y los logros de la recuperación son evidentes. Se han recuperado 3,1 millones de afiliados desde los mínimos de 2013, hasta los 19,3 millones actuales; frente a 2008 han bajado los afiliados en las ramas primarias (-23.000), industria (-408.000) y construcción (-1,08 millones), más que compensándose por un alza de 1,73 millones de afiliados en los servicios.

Los contratos vuelven a repuntar, tanto indefinidos como temporales. Se da la vuelta a siete meses de bajada continuada de los indefinidos, pero sin compensar las caídas de jul-ago, lo que deja una caída del 5,0% interanual en el conjunto del 3T19. Mientras, las prestaciones por desempleo siguen al alza a ritmos dinámicos, tanto las asistenciales como las contributivas, elevando la tasa de cobertura al 57%, la cota más alta de los últimos 6 años. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

 

La creación de empleo se frena en los meses de verano. La afiliación apenas promedia un aumento de 7.000 personas en jul-ago, muy lejos de los 45.000 afiliados mensuales en 2014-2018 y los 40.000 del primer semestre. Todos los sectores empeoran sus resultados.  

La suavización en tasa trimestral es nítida. El mercado laboral se aleja del dinamismo exhibido este último año y refleja otra más general de la actividad. Con tasas de aumento de la afiliación del 0,2% resulta difícil que el PIB crezca más de un 0,4% en el 3T19.

El paro sube por tercer mes seguido por vez primera desde el inicio de la recuperación. El aumento del paro en jul-ago es el primero tras 44 trimestres de caída consecutiva. El deterioro alcanza ya los 5.000 al mes, lo que contrasta con las caídas de 25.000 al mes en 2014-18 y los más moderados 8.000 del primer semestre. En términos interanuales la caída del desempleo se suaviza al igual la afiliación: cae 3,8% (en jul-ago) cuando era de dos dígitos hace dos años.

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

El crecimiento se modera más de lo esperado, por un frenazo en la inversión en bienes de equipo. El PIB se desacelera dos décimas, hasta el 0,5% trimestral, todavía tres décimas más que la eurozona. Este avance compromete la previsión anual de avance del 2,4%, en especial observando el balance de riesgos, que ha agravado su sesgo a la baja en los últimos meses por factores tanto domésticos como externos.

En términos interanuales el PIB se suaviza una décima, hasta el 2,3%. El consumo aguanta, aunque sigue creciendo por debajo del PIB. La inversión se frena de manera significativa influida por la de maquinaria y bienes de equipo, que pasó a negativo. En cambio, las exportaciones repuntan mientras las importaciones caen, lo que hace repuntar medio punto la aportación de la demanda externa neta al crecimiento y permite compensar la menor tracción de la interna en el 2T19, que registra el peor dato en cinco años. Por sectores, la industria sigue estancada (0,1%) y construcción (5,8%) y servicios (2,9%) siguen liderando el crecimiento, avanzando a mayor tasa que el PIB. Pero ambas ramas de actividad muestran una cierta desaceleración (de 8 y 2 décimas, respectivamente) frente a los registros del 1T19.

La desinflación se consolida. El deflactor se mantiene en cotas del 1,0%, gracias a lo cual el PIB nominal mantiene avances del 3,3%. La masa salarial (aupada por un aumento dinámico de los salarios, incluso en términos reales) y los impuestos netos continúan creciendo más que el PIB nominal, pero se han suavizado en el 2T19, mientras que el excedente empresarial se ha reforzado, aunque persiste en tasas de incremento moderadas.

Pero la productividad y la competitividad vuelven a deteriorarse. El empleo se ha suavizado, pero sigue creciendo más que el PIB real, reduciendo la productividad por ocupado por tercer trimestre consecutivo. Esta negativa dinámica en paralelo a la senda alcista en la remuneración sigue empeorando la competitividad medida según costes laborales unitarios. Los CLU mantienen crecimientos del 2,1% situándose en cotas delicadas, aunque afortunadamente todavía por debajo de las tasas que exhiben en la eurozona.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash PIB al 2T19 (31-jul-19).pdf)Flash PIB al 2T19 (31-jul-19)[ ]2461 kB

El mercado laboral ha sorprendido a la baja durante el segundo cuarto del año, de manera inversa a lo acontecido en el primero. La ocupación se suavizó ocho décimas en tasa interanual (al 2,4%). Dado que la oferta laboral sigue sostenida (aunque aún suavemente) al alza, la tasa de paro moderó su caída hasta el 14,0%. Sigue siendo posible que el PIB crezca un 2,4% en 2019, pero esta cota se ha visto comprometida con los datos del 2T19 y con un balance de riesgos apuntando claramente a la baja tanto en el flanco interno como sobre todo en el externo.

La EPA hoy divulgada muestra una evolución trimestral pobre. La ocupación (+0,3% trimestral ajustado) crece la mitad que en el 1T19 y se aleja del dato de afiliaciones (+0,7%). Peor resultado ofrecen los datos de paro, que creció un 0,5% trimestral ajustado, frente a la caída del 1,3% en la serie mensual de paro registrado. Estamos ante la primera subida del paro en la serie ajustada desde el inicio de la recuperación hace ahora un lustro.

La ocupación interanual repunta en la industria pero se modera en los servicios y, de forma muy significativa en la construcción. Por características sociológicas, avanza de forma similar entre hombres y mujeres y entre nacionales y extranjeros, pero cae para las personas con estudios bajos por vez primera en casi cinco años y entre personas de edad intermedia (30-44), sin que quepa descartar que ello venga influido por la subida del SMI a principios de año.

Los asalariados moderan su crecimiento al 2,7% mientras los no asalariados se estabilizan en niveles moderados (1,0%). La moderación de los asalariados fue similar entre el sector privado y el público y se concentró en los temporales y asalariados a jornada parcial, aunque también apuntó a la baja en los indefinidos y a tiempo completo. Todos estos resultados refuerzan el diagnóstico de mayor debilitamiento transversal del mercado laboral durante el 2T19. 

La población activa sigue repuntando lentamente hasta el (0,9%, otras dos décimas más) y acumula cinco trimestres de alzas consecutivas. La tendencia es positiva (cayó a un ritmo anual promedio del 0,5% entre 2010 y 2017), pero continúa siendo moderada, de manera que la tasa de actividad no ha progresado en el último decenio. Este incremento fue superior en mujeres y mucho mayor en los extranjeros que en los nacionales, crece con fuerza en las personas con estudios altos y los mayores de 55 años. Pero preocupa el ritmo al que decrece la población activa en la población con estudios bajos y en personas de edad intermedia. 

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 2T19 (25-jul-19).pdf)Flash EPA al 2T19 (25-jul-19)[ ]825 kB

La nueva afiliación remonta ligeramente hasta las 33.000 personas, bastante por debajo de los 46.000 mensuales durante el primer cuatrimestre. Los servicios mantienen su elevado dinamismo, pero la afiliación vuelve a caer en industria (lo que no sucedía desde la primavera de 2013) y apenas remonta en la construcción, en claro contraste con los notables datos positivos durante los primeros cuatro meses del ejercicio.  

El dato de cierre del 2T19 siguió siendo positivo con un avance trimestral del 0,7%, similar al del 1T19. Este incremento es compatible con alzas del PIB del 0,6-0,7% trimestral.

Los contratos indefinidos se contraen por quinto mes consecutivo y a mayor ritmo que en los meses anteriores. Cayeron en mayor un 9,7% interanual y a dicho retroceso se sumó también una caída de los temporales y, por tanto, también de los contratos totales. Además, el paro subió en 9.000 personas, el peor dato en más de un año. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La nueva afiliación se frena hasta las 30.000 personas, bastante por debajo de los 46.000 mensuales durante el primer cuatrimestre. Los servicios mantienen su elevado dinamismo, pero la afiliación cae en industria y construcción, en claro contraste con los notables datos positivos durante los primeros cuatro meses del ejercicio.  

Con todo, la afiliación en abr-may muestra un avance aún notable frente al primer trimestre. Tras los ascensos dinámicos del 0,9% trimestral en el 4T18 y 0,7% en el 1T19, el promedio abr-may reduce el dinamismo una décima, hasta el 0,6% frente al primer trimestre. Ello sigue siendo perfectamente compatible con incrementos del PIB del 0,6% trimestral en el 2T19.

Los contratos indefinidos se contraen por cuarto mes consecutivo y a mayor ritmo que en los meses anteriores. Cayeron en mayor un 8,0% interanual, el peor dato desde mar-12 y tras seis años de crecimiento ininterrumpido. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La nueva afiliación se mantiene en 52.000 personas, como el mes previo. Aunque puede haber un efecto transitorio de la Semana Santa (en los servicios, mayormente) se registró una fuerte caída en el sector primario por las lluvias. Ambos factores podrían haberse compensado de forma que lo que más interesa (la tendencia subyacente del empleo) sigue desarrollándose a ritmos dinámicos.  

La afiliación hasta abril continúa la tendencia de 2018. El primer cuatrimestre deja 46.000 afiliados más al mes en promedio, en línea con los 47.000 durante el pasado ejercicio. Sin embargo, el avance de abril acarrearía (si no se corrige en may-jun) una leve desaceleración en el ritmo de aumento del empleo del 2T19 en relación al 1T19.

La peor noticia proviene nuevamente de los contratos indefinidos. Cayeron en abril un 7,7% interanual por tercer mes consecutivo y tras casi seis años de crecimiento ininterrumpido. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La economía española sigue mostrando una elevada resistencia. El PIB se acelera una décima, hasta el 0,7% trimestral, tres décimas más que la eurozona. El dinamismo es mayor que el esperado un semestre atrás y sesga al alza la previsión anual incluso hasta el 2,4% siempre y cuando los riesgos dominantes a la baja sigan sin materializarse.

En términos interanuales el PIB también repunta una décima, hasta el 2,4%. El consumo sigue creciendo por debajo del PIB y la inversión más que el agregado. Los flujos externos caen por primera vez en 7 años pero el mayor retroceso de las importaciones devuelve a positivo la contribución de la demanda neta al PIB. Por sectores, la industria regresa a positivo (con un extraordinario avance en términos trimestrales), la construcción continúa disparada y los servicios mantienen su dinamismo en el 3%, de nuevo mejor que el agregado.  

La desinflación se consolida y perpetúa. El deflactor vuelve a anotarse un tímido aumento del 0,8% coincidiendo con la disminución del estímulo monetario del BCE a final de 2018, sin que quepa anticipar que los costes y precios remonten de manera sostenida en los próximos trimestres. Con todo, el PIB nominal sigue expandiéndose a tasas muy saludables, animado por la elevada recaudación y, sobre todo, por el incremento de la masa salarial, rubro que se ha beneficiado de la fuerte creación de empleo y el progresivo repunte de los salarios nominales.

Pero la productividad y la competitividad vuelven a deteriorarse. La productividad por ocupado (PPO) agrava su caída en términos nominales y también reales y la competitividad medida por CLU asciende igualmente en términos reales y nominales. Esta tendencia de deterioro de la competitividad –tras años de ajuste, que permitió cerrar la brecha con el área del euro- debería ser vigilada de cerca y contrarrestadas con reformas en la legislatura que en breve se inicia, puesto que constituye un freno que limita seriamente el potencial de crecimiento de la economía española en los años venideros.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash PIB al 1T19 (30-abr-19).pdf)Flash PIB al 1T19 (30-abr-19)[ ]2439 kB

El mercado laboral ha sorprendido al alza durante el primer cuarto del año. La ocupación creció un 3,2% interanual, el mayor incremento en tres años, y un 0,8% trimestral ajustado, por encima del promedio del último cuatrienio. Por el lado de la oferta laboral repunta un trimestre más la población activa, si bien persiste aún en tasas moderadas. En conjunto la tasa de paro cae 2,0 puntos en términos interanuales hasta el 14,7%. Con estos datos el PIB podría moverse en cotas de ascenso más cercanas al 2,2% que al 2,0% o menos.

La ocupación mantuvo sus poderosos incrementos en construcción y servicios, siguió flojeando pero estable en las ramas primarias y se aceleró en la industria. La ocupación creció en todas las franjas de edad y formación, entre hombres y mujeres y en nacionales y extranjeros. Sin embargo benefició más a los nacionales, a las personas de mayor formación y a los mayores de 45 años.

Los asalariados en el 1T aceleraron su crecimiento al 3,6% mientras que los no asalariados se estabilizan en niveles moderados (1,0%). Entre los primeros el empuje fue mayor en el sector privado (si bien en el sector público siguen mostrando un dinamismo dudosamente compatible con la consolidación fiscal) y la aceleración de los indefinidos hasta el 3,9% (el mejor dato desde el 2T08) y del trabajo a tiempo parcial hasta el 3,5%, seis décimas más. 

La población activa sigue repuntando lentamente hasta el (0,7%, dos décimas más) y acumula ya un año de alzas consecutivas. La tendencia es positiva (cayó a un ritmo promedio del 0,5% al año entre 2010 y 2017), pero continúa siendo moderada de manera que la tasa de actividad no ha progresado en el último decenio.

El paro continúa descendiendo con fuerza a tasas de dos dígitos (-11,6% interanual o 442.000 personas menos). Disminuyó sobre todo en los nacionales y personas de estudios bajos y se repartió entre trabajadores de todas las franjas de edad y entre hombres y mujeres. Con ello, la tasa de paro cae 2,0 puntos frente al 1T18 y se sitúa en el 14,7%. A este ritmo, España no bajará de los dos dígitos hasta 2021.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 1T19 (25-abr-19).pdf)Flash EPA al 1T19 (25-abr-19)[ ]814 kB

La nueva afiliación se acelera en marzo hasta las 53.000 personas. Se refuerza la tendencia agregada según avanzaba el primer trimestre, por encima de lo pronosticado a principios de año.  

La afiliación cierra un 1T19 de avance del 0,7% trimestral. Retoma así los ritmos del 3T18 (0,6%) aunque moderándose frente al 0,9% del 4T18, un dato anómalo. Con ello, se asegura un avance del PIB del 0,6% en el primer cuarto del año, un 2019 que empieza a parecer –aunque sea sostenido por el impulso fiscal- que salvo sorpresa no crecerá menos del 2%.

La peor noticia viene de los contratos indefinidos. Han caído en marzo un 7,0% interanual, el doble que en febrero, y rompen una racha de 70 meses de crecimiento continuado. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La nueva afiliación se mantiene en febrero a 39.000 personas. Es un dato desigual: positivo en términos agregados (sobre todo en conjunción con el resto de indicadores adelantados también de feb-19) y menos positivo en términos sectoriales (la afiliación en los servicios recupera músculo, aunque no al nivel de 2018, mientras el resto se suaviza). 

La afiliación apunta ya a un 1T19 de avance del 0,6% trimestral. Este incremento certificaría una suavización tras el 0,9% trimestral del 4T18, pero sigue siendo todavía compatible con incrementos del PIB del 0,6% en el primer cuarto del año, tasa que ya mostró la economía española en el 4T18.

Otras tendencias han empeorado en este inicio de año. Las prestaciones contributivas en enero se han disparado a su mayor tasa en una década, el paro ha reducido notablemente su ritmo de caída en el primer bimestre, y los contratos indefinidos han caído un significativo 3,2% en feb-19, 7,1 puntos menos que en el mes previo, la primera contracción en los últimos 5 años. 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

Muy pobre desempeño del sector exportador en 2018 tras el inédito crecimiento en 2017: las exportaciones reales se estancan (-0,1%, 8,3 puntos menos) las importaciones se frenan (1,1%, 4,4 puntos menos). Los datos del 4T son particularmente negativos, presagiando un 2019 difícil en el que el cuadro de riesgos está sesgado claramente a la baja entre factores ya visibles (guerra comercial y suavización del crecimiento en las principales áreas exteriores) y otros nuevos que pueden surgir a corto plazo (brexit, incertidumbre doméstica). 

El deterioro de los términos de intercambio dispara en 10.000 millones el déficit comercial, que regresa al nivel de 2012. Supera los 33.000 millones (2,8% del PIB) tanto en términos nominales como reales. El deterioro ha lastrado en similar cuantía el superávit de la Cuenta Corriente, reduciéndolo a la mitad (hasta los 10.000 millones) acolchado por fortuna gracias a las balanzas estables de servicios y rentas. Este empeoramiento de las cuentas externas y del déficit comercial puede venir en parte provocado por un deterioro de la competitividad, con un crecimiento del tipo de cambio efectivo real (TCER) del 2,7% el año pasado, medio punto más que en el área del euro.

La apertura exterior de la economía española se estabiliza en el 50% del PIB (y alrededor del 65% si se suman las exportaciones e importaciones de servicios). Y aunque las exportaciones continúan sobre la tendencia previa a la crisis (las importaciones siguen desplomadas, lo que es lógico), en 2018 España dejó de ganar cuota relativa en el comercio mundial, ya que las exportaciones mundiales crecieron en torno al 3,4% real frente al -0,1% de las españolas.

 

La nueva afiliación se suaviza en enero a 39.000 personas tras el extraordinario 4T18 pero alcanzando un dato positivo. Los servicios se desaceleran, pero el resto de ramas de actividad mantienen el dinamismo (particularmente el sector primario, más volátil). 

La afiliación, de mantenerse el ritmo de creación de empleo en enero, completaría un 1T19 de desaceleración. Tras el 0,9% trimestral del 4T18 enfilamos un 0,5% en el primer cuarto del año por ahora, lo que podría sesgar a la baja levemente el 0,7% previsto por AIReF. En tasa interanual la afiliación aguanta en enero la cota del 3,0% (545.000 nuevos afiliados en los últimos doce meses).

Hay una subida del paro registrado inquietante y sorprendente de 83.100 personas según Economía, pero Trabajo rebaja la cifra a 3.292 personas. Esto no había ocurrido hasta ahora y alguna de las dos cifras debería ser un error, si bien en ambos casos muestra una subida del paro que no se producía desde abr-14, quizá en parte por el enfriamiento del ciclo y también por la explosiva subida del SMI en enero.

La tasa de cobertura de las prestaciones cierra 2018 en el 54%, la mayor cota desde la primavera de 2014. En los últimos meses se registra una caída de las prestaciones asistenciales similar al repunte de las contributivas. Mientras, los contratos indefinidos se frenan muy notablemente más de 13 puntos, desde el 18,4% en 2018 al 4,9% en ene-19.

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La economía española sigue mostrando resistencia. El PIB se acelera una décima, hasta el 0,7% trimestral, medio punto más que la eurozona. Pero la desinflación persiste, la industria cae, el superávit exterior se modera y la competitividad retrocede.  

El año 2018 deja un avance anual del 2,5%, desacelerándose desde el 3,0% en 2017 en parte por la moderación en el área del euro, que consigna un 1,8% de avance anual. El crecimiento anual es algo menor del previsto a principios del ejercicio y se anticipa una cota más moderada en el año en curso, en torno al 2,2%, todavía muy incierta pero con un cuadro de riesgos sesgado a la baja por razones internacionales y también domésticas.  

El PIB en el 4T18 mantuvo un avance del 2,4% interanual. La demanda interna se ha desinflado a lo largo del año 2018 mientras la externa neta volvió a mostrar una aportación levemente positiva al fin del ejercicio. El consumo privado aguanta, el público se dispara a tasas difícilmente compatibles con la consolidación fiscal y la inversión sigue siendo el principal motor aunque también mostrando una senda de suavización. Por el lado de la oferta se aprecian buenos datos en servicios y construcción (ésta última, eso sí, desacelerándose) mientras que la industria entra en barrena tras varios años frenándose. Exportaciones e importaciones repuntan ligeramente, pero aún a tasas moderadas que probablemente se mantengan durante el año en curso.

La tracción del empleo y de los salarios hace mella en la productividad y la competitividad. El PIB nominal se modera en parte por la persistente desinflación y la masa salarial repunta en detrimento del excedente empresarial, que se ha frenado significativamente a lo largo del año. Todo ello ha llevado a nuevas caídas de la productividad aparte y a un estancamiento de la productividad por hora. La competitividad, medida por CLU nominales y reales, crece y se separa de la contención mostrada entre 2010 y 2017.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash PIB al 4T18 (31-ene-19).pdf)Flash PIB 4T18 (31-ene-19)[ ]2436 kB

La EPA del 4T, mejor que lo previsto, refuerza un avance positivo del conjunto del año 2018. Con ello, el avance del empleo fue del 2,7%, similar al del bienio previo, con la negativa consecuencia de crecer más que el PIB y por tanto haciendo caer la productividad. En términos trimestrales ajustados, la creación de empleo en el 4T se desacelera dobla hasta el 0,9% (unas 180.000 personas). El avance es similar al de las afiliaciones.

Los asalariados en el 4T mantuvieron su ritmo de ascenso (3,3%) gracias a la recuperación de los no asalariados (1,1%) que llevaban varios trimestres renqueando. El empuje fue mayor en el sector público (el mayor incremento en un decenio) y la aceleración de los temporales y del trabajo a tiempo parcial, lo que hace repuntar las tasas de temporalidad y parcialidad y cuestiona la calidad del empleo creado en el último cuarto del año. 

Empleo al alza en 2018, pero menos, junto a un mayor descenso del paro. El pasado año dejó 503.000 nuevos ocupados (2,7%), el mejor dato desde 2015 (3,0%, 522.000). Sólo el sector primario registró retrocesos en el empleo.

El medio millón de empleos creados en 2018 se concentró en los mayores de 45 años, por quinto año seguido. Se repartió por igual entre hombres y mujeres y benefició más a nacionales que a extranjeros. Además, más de la mitad del nuevo empleo fue a parar a personas de más formación, pero siguió sin beneficiar a las personas de edad intermedia. 

La tasa de paro media anual se situó en el 15,3%, 1,9 puntos menos que en 2017, pero no bajará de los dos dígitos (a este ritmo) hasta la primavera de 2021. La mejora se registró en todas las franjas de edad y educación (sobre todo en las personas de menor formación) y por igual entre hombres y mujeres. Las menores tasas de paro se concentran en personas con mayor formación y entre los mayores de 45 años, mientras es persistentemente alta entre los jóvenes, los extranjeros y las personas con menor formación, al igual que en años anteriores.

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 4T18 (29-ene-19).pdf)Flash EPA en 2018[ ]840 kB

La EPA del 3T18 refleja mejoras moderadas y en línea con lo esperado. La ocupación ha moderado su avance en tasa trimestral ajustada e interanual, tal como venían adelantando las series de afiliación. A esta ralentización se añade una apreciable reestimación a la baja de la ocupación durante el primer semestre del año. Ambos factores hacen presagiar que el crecimiento del PIB alcance el 0,6% en el 3T18 y un 2,6% en el conjunto del año, certificando una progresiva ralentización por cuarto ejercicio consecutivo.   

 

Ocupación al alza, moderándose tres décimas frente al trimestre previo, y acelerándose sólo en la construcción. La ocupación crece un 2,5% -en línea con el PIB y evaporando así las ganancias en productividad-. El 90% de los 479.000 nuevos ocupados en el último año proceden de la construcción y los servicios, algo influido por una ralentización importante de la industria en el último año y medio y la caída en las ramas primarias en los últimos trimestres. 

 

Las cuatro buenas noticias de la EPA del 2T18 vuelven a repetirse. Primero, aunque de forma moderada, la oferta laboral sigue apuntando al alza, aunque dista de reflejar ritmos de ascenso notables y falta tiempo para su consolidación. Segundo, los asalariados indefinidos siguen expandiéndose a tasas superiores al 3% (en este trimestre a una velocidad algo menor a la de los temporales, eso sí). Tercero, los asalariados a tiempo completo consolidan su expansión a ritmos del 4% nuevamente, acumulando ya un año con este dinamismo. Y cuarto, el desempleo entre los parados de larga duración continúa disminuyendo a mayor ritmo que el paro general.  

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 3T18 (25-oct-18).pdf)Flash PIB al 3T18 (25-nov-18)[ ]811 kB

 

El primer semestre deja resultados muy discretos. Las exportaciones reales se congelan tras crecer un 8,2% en 2017 y las importaciones avanzan menos de la mitad, apenas un 2,3%.   

 

La debilidad del primer semestre podría empezar a mejorar levemente en el segundo. Se han disipado algunas incertidumbres sobre Europa en términos del cariz proteccionista de EEUU y el tipo de cambio y el petróleo se prevén estables. Pero la evolución dependerá de que se mantenga la tracción de la demanda interna en Europa y que no se produzcan nuevos sustos en emergentes. Con todo, la recuperación de las importaciones se prevé relativamente más intensa, lo que perpetuará la senda de deterioro del déficit comercial de los últimos trimestres.  

 

El déficit comercial continúa al alza. Se ubica en términos nominales en los 28.241 millones en acumulado anual, la mayor cifra en cinco años y medio. Ello supone un deterioro de 3.500 millones sólo en este primer semestre, y alcanza el 2,4% del PIB, el peor dato desde 2012. En términos reales ha empeorado dos décimas, hasta el 2,8% del PIB.

 

La EPA del 2T18 arroja resultados bastante mejores de lo esperado. El crecimiento trimestral ajustado de la ocupación ha sido el tercero mayor de la recuperación y, con la reestimación del dato del 1T al alza, nos encontramos con que el primer semestre de 2018 fue mejor que el del 2017. Esta EPA prácticamente garantiza un crecimiento del PIB del 2,8% este año e introduce sesgos al alza, si bien habrá que seguir de cerca otras notas discordantes que puedan surgir o sigan surgiendo de los cuadros de riesgos y de indicadores. 

 

Ocupación al alza, acelerándose por el dinamismo de la construcción y los servicios. La ocupación crece un 2,8% y retorna así al ritmo medio de expansión del último trienio. El 86% de los 531.000 nuevos ocupados en el último año proceden de la construcción y los servicios. La ocupación en la industria se suavizó por quinto trimestre consecutivo hasta el 3,3%, aunque sigue creciendo más que el agregado. Mientras, en las ramas primarias la ocupación siguió cayendo. 

 

La EPA trae consigo cuatro buenas noticias. Primero, aunque de forma moderada, la oferta laboral apunta a un crecimiento esperanzador que habrá que esperar a su consolidación: la población en edad de trabajar (16-64 años) y la población activa crecen un 0,4% y un 0,5%, respectivamente, después de caer un 0,5% y un 0,3% al año entre 2010 y 2017. Segundo, los asalariados indefinidos se disparan al 3,6% interanual: se trata del mejor dato en una década y la primera vez desde el inicio de la recuperación en que los temporales no crecen a mayor velocidad. Tercero, los asalariados a tiempo completo consolidan su expansión a ritmos del 4% nuevamente. Y cuarto, el desempleo entre los parados de larga duración continúa cayendo al doble de velocidad que el paro general.  

 

Adjuntos:
Descargar este archivo (Flash EPA 2T18 (26-jul-18).pdf)Flash EPA 1T18 (26-jul-18)[ ]796 kB

La afiliación aumenta en 55.000 personas al mes durante el primer semestre. Con ello la tendencia se refuerza frente al segundo semestre del año pasado, aunque este rebote prevemos que se irá desvaneciendo poco a poco en respuesta a la intensificación de los riesgos a la baja.

 

La desaceleración del empleo continúa en tasa interanual. El avance de la afiliación en el 2T18 queda en el 3,1%, tres décimas menos que en el 1T. Se produce en las principales ramas de actividad, aunque su dinamismo cíclico es muy distinto: el empleo cae en el sector primario, crece en torno al agregado en industria y servicios y crece más del doble en la construcción.

 

La afiliación en términos trimestrales avanzó un 0,8%, en línea con el 1T. Este dato y el resto de indicadores de alta frecuencia hacen prever que el PIB haya crecido un 0,7% en primavera, la misma tasa que en el primer cuarto del año.

 

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La afiliación se acelera hasta las 71.000 personas en mayo. Con ello se compensa el reducido dato de abril y se afianza la creación de empleo, que está siendo mayor ya en lo que llevamos de 2018 de lo que fue en el trienio anterior.

 

Sin embargo, los datos positivos no impiden que la desaceleración del empleo continúe en tasa trimestral e interanual. Esta se infiere de datos de alta frecuencia y noticias negativas e incertidumbres del ámbito doméstico y del internacional. Con todo, el PIB podría creer en el 2T18 un 0,6-0,7% trimestral (2,7-2,8% interanual).

 

La afiliación crece en 2,5 millones de personas desde el inicio de la recuperación. Ello supone un aumento acumulado del 15,4%, rebasado por la construcción (22,3% y 215.000 personas) y los servicios (16,7%, 2,0 millones). Por debajo del agregado quedan la industria (11,6%, 235.000 personas más) y las ramas primarias (5,6%, 60.000 personas).

 

La caída del paro se frena en mayo y el número de contratos temporales cae en tasa interanual. Sin embargo, el número de contratos indefinidos creció casi un 20%.

 

[Las series utilizadas en esta nota de afiliación y paro registrado son corregidas de variación estacional (cve). Las series de contratos y prestaciones, en cambio, son brutas, por lo que solo se reportan y comentan en tasa interanual]

 

La (inexistente) evaluación por programas del presupuesto.

Más preocupante aún es el hecho de que los procesos presupuestarios son pobres. Pese a las mejoras recientes (sobre todo en la diseminación de información fiscal, el seguimiento de AIReF o la supervisión europea adelantada con el Plan Presupuestario), el atraso persiste en tres aspectos: revisión (spending reviews), evaluación de los programas de gasto (performance budgeting) y participación pública.

 

Acceso a la noticia completa aquí

Reclamación de daños cártel de camiones

El pasado julio de 2016 la Comisión Europea impuso una sanción record de casi 3.000 millones a los cinco grandes fabricantes de camiones (Iveco, DAF, Volvo-Renault, Daimler y MAN) por prácticas anticompetitivas, consistentes en la infracción del artículo 101 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).(CASE AT.39824 - Trucks)

El cartel habría tenido una duración de 14 años, desde 1997 hasta 2011, y habría afectado a todo el Espacio Económico Europeo (EEE).

La Comisión Europea concreta los períodos en los que funcionó el cártel y fija las sanciones de cada uno de los fabricantes, pero no concreta los porcentajes del sobreprecio ni el coste de la repercusión de las tecnologías de control de emisiones al comprador.

La decisión y sanción impuesta por la CE permite a todos los afectados, esto es, todos aquellos que adquirieron, también por leasing, camiones nuevos de entre 6 y 16 toneladas en el período de la infracción, la posibilidad de reclamar por los daños y perjuicios ocasionados.

En noviembre de 2014, la Unión Europea promulgó la llamada Directiva de daños (Directiva 2014/104/UE) con el objetivo de posibilitar la presentación de reclamaciones económicas de resarcimiento por parte de los perjudicados por las infracciones del Derecho de la competencia. Mediante esta Directiva, cualquier persona o empresa que haya sido perjudicada por una infracción del artículo 101 del TFUE tiene derecho a reparación económica por el perjuicio sufrido.

En el caso que nos ocupa, el daño ocasionado a los transportistas habría sido el incremento del precio de venta de los camiones.

Por todo lo anterior, se abre una vía para la reclamación de daños a los afectados por las prácticas anticompetitivas llevadas a cabo por los  fabricantes de camiones que, en ausencia de una valoración por parte de la CE, requiere de una valoración objetiva y clara a partir de un informe pericial independiente.

Solchaga Recio & asociados está especializado en determinar y cuantificar el daño causado por los distintos fabricantes de camiones a los afectados empleando metodos de valoración rigurosos con peritos de reconocido prestigio para llevar a cabo la ratificación.

 



 

Últimas publicaciones

Volver